miércoles, 30 de marzo de 2016

¿CÓMO USAMOS NUESTRO TIEMPO? Una visión y opinión diferente.

Artículo resumido y editado por T.S.U Sr. Gomez .W. , para compartir como lectura de utilidad y buen uso del tiempo, tomado de:
El Sistema masivo de revistas del Ministerio del Poder Popular para la Cultura
Título y contenido original: Tiempo y creación.
Revista: Poder Vivir N°5 Enero 2012.
Por: Hector Jaimes. 

Imagen descargada de: usodeltiempolibre2.blogspot.com

Saber Compartir...

...¿Estamos utilizando nuestro tiempo de una manera plena? ¿Qué queremos y cuan intensamente lo queremos? Encontraremos las respuestas apropiadas si dejamos que estas preguntas calen en nosotros.

  Muchas veces pensamos que, "si tuviéramos tiempo", podríamos atender mas a la familia, a la pareja o a nosotros mismos leer mas o hacer deporte. En efecto: tener tiempo libre para hacer estas u otras actividades se ha convertido en un lujo, sobretodo para los habitantes de las grandes urbes. El tiempo es esa sustancia extraña que generalmente percibimos con cambios muy notorios: en una fotografía, a través de los hijos o viéndonos en el espejo. Más aún,: esos cambios ocurren sin que podamos hacer nada, y con frecuencia,decimos: "se fue la semana" o, "ya es diciembre". Sin embargo, sí podemos organizarnos mejor, sin que eso implique una regulación mecánica y automatizada de nuestras vidas. Así como necesitamos educarnos con respecto al ahorro del agua o de la electricidad, también necesitamos educarnos con respecto al uso de nuestro tiempo, pues muy bien lo podemos considerar un recurso humano no renovable.

  ¿Estamos utilizando el tiempo de una manera plena? De ser así, ¿cómo utilizar nuestro tiempo libre? Para la primera pregunta, creo que todos podemos hacer un poco más para aprovechar mejor el tiempo. Aunque confieso que siempre me han intimidado las nuevas tecnologías, poco a poco me he dado cuenta también de que estas me han ayudado a tener más tiempo libre.Por ejemplo, hacer pagos por Internet me quita el dolor de cabeza de perder toda una mañana en un banco; tener documentos escaneados como la cédula, me evita frecuentes viajes al centro de fotocopiado; programar el teléfono celular para que me haga recordatorios, hace que "no deje para mañana" lo que puedo hacer hoy. Así, paso a la segunda pregunta tengo más tiempo libre, ¿y ahora qué? Todo depende de los gustos y de las metas de la intención y de la intensidad. ¿Qué queremos y cuán intensamente lo queremos? Esto nos ayudará a que utilicemos el tiempo en algo que nos motive y donde podamos ser más creativos, ya que la creatividad no necesariamente implica una actividad artística. Cocinar es tan creativo como pintar un cuadro; hacer deporte, conversar, tomarse un café, también pueden ser actividades creativas, y en ese sentido, actividades que nos proveen bienestar y felicidad.

"Escoger un espacio natural para la lectura apacible permite que el disfrute fluya y nos encontremos con los otros".
Imagen descargada de la web.


El espacio público

Imagen descargada de la web: Archivo Globovisión
  El espacio público reafirma nuestro sentido de comunidad; dejamos de ser "yo" para ser nosotros, y este espacio es impensable sin el tiempo libre. En las recientes celebraciones del Bicentenario fuimos testigos de como Caracas recuperó espacios para el ciudadano a través, por ejemplo, de la reinauguración del bulevar de Sabana Grande, de la Plaza Diego Ibarra, del Teatro Principal y del espacio cultural de venta de libros debajo del puente de las Fuerzas Armadas, mejor conocido como "La Resistencia Literaria". Asimismo, el proyecto del "Parque Bolívar" en el actual Aeropuerto de La Carlota, es otro ejemplo de cómo la noción del espacio público se ha constituido en una política y una meta nacional. Si a esto le agregamos la inauguración del "Café Venezuela" diagonal a la plaza Bolívar, atisbamos una gran transformación del espacio cerrado-como el del centro comercial-a un espacio libre, público y abierto. Estos nuevos espacios entusiasman, porque al haberlos recuperado es como si nos hubiésemos recuperado a nosotros mismos. Tener mas espacio es también tener más tiempo; con más espacio podemos transitar mejor, reunirnos más; en fin: hacer de la asociación en común un instrumento productivo y beneficioso para todos.

HAY UN TIEMPO DE HACERSE A PENSAR
Y UN TIEMPO DE ARDER Y DÍAS DE CAER
RENDIDOS BAJO EL TECHO
UN TIEMPO DE AMAR HASTA EL FONDO
Y DÍAS DE HERRUMBRE INMENSOS EN
NUESTRAS COSAS
HAY UN TIEMPO DE TENDER LA MANO Y
UN TIEMPO DE GOLPEAR Y UN RECUERDO
QUE NAUFRAGA EN NOSOTROS Y UN 
ROSTRO QUE ACASO HEMOS VISTO O NO.

Gustavo Pereira.
Tiempo Libre/Tiempo Libro

  El tempo-libre es también el del tiempo libro. Para poder leer bien hay que leer lentamente y varias veces lo mismo; quién lee rápidamente no lee, o lee mal. Antes pensaba que había una técnica especial para "la lectura rápida" o, de  haberla, pensaba que era importante que la conociera. Después descubrí que para la comprensión de los textos literarios o no literarios, periodísticos o científicos, personales o impersonales, solamente el  tiempo era la clave de su lectura; y de manera paradójica, al leer lentamente podemos leer más rápidamente también, porque al comprender mejor, avanzamos. Si la idea del tiempo-libre le agregamos las del tiempo-libro, creo que habremos avanzado mucho como sociedad soberana. La Fundación Imprenta de la Cultura, La Feria Internacional del Libro, Las Librerías del Sur, entre otras instituciones y eventos, marcan ese tiempo del libro, y marcar el tiempo del libro es marcar el tiempo de nuestra libertad. La lectura nos ayuda a comprender mejor nuestro entorno y también a comprendernos mejor a nosotros mismos, aunque consideraremos la lectura como una actividad individual y aislada, al final de cuentas, la lectura es también una actividad pública y social. Leemos para nosotros, pero también para compartir la lectura con nuestra familia y amigos; un ejercicio doble: hacemos la lectura, pero también la lectura nos hace. 

  Sospechosos de actividades que nos quiten mucho tiempo y que no nos retribuyan nuestra inversión (de tiempo en este caso), con la práctica de la lectura, sin embargo, todos hemos conquistado ese espacio que antes nos parecía ajeno. Así como el espacio público fortalece nuestra libertad ciudadana, el espacio de la lectura fortalece nuestra espiritualidad y enriquece nuestra visión filosófica del mundo.

  Estas conquistas del tiempo y del espacio podrían parecer menores, pero si sumamos todas las horas que podríamos recuperar, y todos los beneficios de tener un espacio público más humano, sin duda alguna nuestra salud mental, nuestra salud corporal y nuestra salud como sociedad mejorarían. Creo que muchas veces nos hace  falta tiempo porque carecemos de una planificación diaria, semanal o inclusive mensual; también carecemos de estrategias para llevar a cabo actividades tan cotidianas como comprar comida o llenar el tanque de gasolina, olvidando que dependiendo de la hora o del día, podríamos perder mucho tiempo en ellas. Por otro lado, muchas veces no hacemos más cuando tenemos más tiempo, sino cuando tenemos más actividades y proyectos pendientes. Por ejemplo, en vez de decir: "Si tuviera más tiempo, me leería este libro", podríamos decir, "no he hecho la lista de libros que voy a leer este año"; y, en vez de decir, "no tengo tiempo para hacer ejercicio", podríamos decir, "me voy a levantar más temprano para irme al trabajo caminando". Es cierto, la sociedad contemporánea demanda mucho de nosotros, pero poniendo de nuestra parte podemos hacer que se multipliquen nuestras horas. 

Además, las nuevas transformaciones en Venezuela nos deben entusiasmar para llenar esas horas vacías con deporte, encuentros, descanso, festivales, libros, paseos, reflexión; en fin, el ocio puede ser muy creativo. ¡No hay tiempo que perder! @ociopromo360


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar esta página de información. "Tus aportes y opiniones son importantes".