lunes, 14 de noviembre de 2016

ESCRITORES DE RENOMBRE.

Tomado de: Telesur noticias


Escritor ruso Fiódor Dostoievski,  
una de las referencias literarias 
más importantes de la historia.

  Los personajes de la literatura permanecen eternamente como víctimas y victimarios, incapaces de desprenderse de sus miserias, sin encontrar nunca otra salida para sus conflictos.Eso ocurre con los del escritor ruso Fiódor Dostoievski, a quien desde su nacimiento hace 195 años, el 11 de noviembre de 1821, la vida comenzó a imponerle realidades que dotarían a sus futuros personajes de conductas irreversibles e inmodificables.Probablemente Raskolnikov podría haber detenido el crimen e impedido el castigo; o el destino de los hermanos Karamazov podría haber estado menos marcado por el infortunio; quizá Mishkin hubiera podido diferenciar entre la compasión que le provocaba Nastasia Filippovna y el verdadero amor de Aglaya Ivanovna. Pero no había más destino para ellos que el escribió Dostoievski, presa, él mismo, de sucesos trágicos. En la narrativa dostoievskiana prevalece la interpretación psicológica de los personajes. La muerte de su progenitor Mijaíl Dostoievski, cuando  tenía 18 años, se sumaba a la tristeza causada por el deceso de su madre, María Fiódorovna, tres años antes. Y a la tristeza se unía la culpa, porque, según confesaría después el autor, en varias ocasiones deseó secretamente el fin de la vida de aquel hombre cruel. Fueron esos sentimientos los que confluyeron para que décadas despues escribiera una de sus obras fundamentales: Los hermanos Karamazov.

viernes, 14 de octubre de 2016

"VOLVER A NUESTRA TIERRA Y EN PAZ".

Título por: Sr. Gómez .Williams, Título original: EL NOBEL DEBERÁ SER LA PAZ, 
Artículo tomado y copiado de TELESUR NOTICIAS, para leer y compartir.
El Nobel deberá ser la Paz
Imágen tomada de Telesur Noticias.
  "La paz es una dinámica en las relaciones entre las personas y los pueblos, y para lograrla se necesitan mucho coraje, conciencia crítica y valores, que permitan silenciar las armas y transformarlas en arados.
Los 52 años de conflicto en Colombia dejaron un saldo de al menos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados. Los gobiernos invirtieron aproximadamente 179.000 millones de dólares y perdieron la soberanía colombiana al dejar a Estados Unidos instalar numerosas bases militares, permitiendo entrar a sus tropas al país y vendiendo muchas tierras a empresas transnacionales. 

El 26 de septiembre del 2016, luego de 6 años de negociaciones, se firmó el acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Farc-Ep, iniciando el fin del último y más antiguo conflicto armado del hemisferio occidental. Lamentablemente, esa esperanza por alcanzar la paz quedó congelada el domingo 2 en el plebiscito, al que asistí como observador internacional. 

viernes, 19 de agosto de 2016

TENGA SU PÁGINA EN LA WEB A BAJO COSTO P&M PARA EMPRENDEDOR@S.

viernes, 22 de abril de 2016

"NUESTRO ÚNICO Y MAS PRECIADO HOGAR".


"LA FALTA DE INFORMACIÓN, EDUCACIÓN ADECUADA Y MAS AÚN LA FALTA DE CONCIENCIA DE PRESERVACIÓN DE LAS ESPECIES NATURALES, NOS HA PUESTO EN UN RIESGO MUY ALTO Y QUE SOLO PODREMOS MINIMIZAR DESDE YA TOMANDO ACCIONES Y NO QUEDÁNDONOS ADORMECIDOS POR CULPA CLARA Y DIRECTA DE  LOS INTERESES INTESTINOS DE LOS HUMANOS YA IDENTIFICADOS, POCO ENTENDIDOS, TRISTEMENTE EN LOS SABERES Y ESENCIA DE NUESTRA EXISTENCIA COMO CIVILIZACIÓN"

Escrito original de: T.S.U. en Turismo Sr. Gómez Williams @ociopromo360

miércoles, 30 de marzo de 2016

¿CÓMO USAMOS NUESTRO TIEMPO? Una visión y opinión diferente.

Artículo resumido y editado por T.S.U Sr. Gomez .W. , para compartir como lectura de utilidad y buen uso del tiempo, tomado de:
El Sistema masivo de revistas del Ministerio del Poder Popular para la Cultura
Título y contenido original: Tiempo y creación.
Revista: Poder Vivir N°5 Enero 2012.
Por: Hector Jaimes. 

Imagen descargada de: usodeltiempolibre2.blogspot.com

Saber Compartir...

...¿Estamos utilizando nuestro tiempo de una manera plena? ¿Qué queremos y cuan intensamente lo queremos? Encontraremos las respuestas apropiadas si dejamos que estas preguntas calen en nosotros.

  Muchas veces pensamos que, "si tuviéramos tiempo", podríamos atender mas a la familia, a la pareja o a nosotros mismos leer mas o hacer deporte. En efecto: tener tiempo libre para hacer estas u otras actividades se ha convertido en un lujo, sobretodo para los habitantes de las grandes urbes. El tiempo es esa sustancia extraña que generalmente percibimos con cambios muy notorios: en una fotografía, a través de los hijos o viéndonos en el espejo. Más aún,: esos cambios ocurren sin que podamos hacer nada, y con frecuencia,decimos: "se fue la semana" o, "ya es diciembre". Sin embargo, sí podemos organizarnos mejor, sin que eso implique una regulación mecánica y automatizada de nuestras vidas. Así como necesitamos educarnos con respecto al ahorro del agua o de la electricidad, también necesitamos educarnos con respecto al uso de nuestro tiempo, pues muy bien lo podemos considerar un recurso humano no renovable.

  ¿Estamos utilizando el tiempo de una manera plena? De ser así, ¿cómo utilizar nuestro tiempo libre? Para la primera pregunta, creo que todos podemos hacer un poco más para aprovechar mejor el tiempo. Aunque confieso que siempre me han intimidado las nuevas tecnologías, poco a poco me he dado cuenta también de que estas me han ayudado a tener más tiempo libre.Por ejemplo, hacer pagos por Internet me quita el dolor de cabeza de perder toda una mañana en un banco; tener documentos escaneados como la cédula, me evita frecuentes viajes al centro de fotocopiado; programar el teléfono celular para que me haga recordatorios, hace que "no deje para mañana" lo que puedo hacer hoy. Así, paso a la segunda pregunta tengo más tiempo libre, ¿y ahora qué? Todo depende de los gustos y de las metas de la intención y de la intensidad. ¿Qué queremos y cuán intensamente lo queremos? Esto nos ayudará a que utilicemos el tiempo en algo que nos motive y donde podamos ser más creativos, ya que la creatividad no necesariamente implica una actividad artística. Cocinar es tan creativo como pintar un cuadro; hacer deporte, conversar, tomarse un café, también pueden ser actividades creativas, y en ese sentido, actividades que nos proveen bienestar y felicidad.

"Escoger un espacio natural para la lectura apacible permite que el disfrute fluya y nos encontremos con los otros".
Imagen descargada de la web.


El espacio público

Imagen descargada de la web: Archivo Globovisión
  El espacio público reafirma nuestro sentido de comunidad; dejamos de ser "yo" para ser nosotros, y este espacio es impensable sin el tiempo libre. En las recientes celebraciones del Bicentenario fuimos testigos de como Caracas recuperó espacios para el ciudadano a través, por ejemplo, de la reinauguración del bulevar de Sabana Grande, de la Plaza Diego Ibarra, del Teatro Principal y del espacio cultural de venta de libros debajo del puente de las Fuerzas Armadas, mejor conocido como "La Resistencia Literaria". Asimismo, el proyecto del "Parque Bolívar" en el actual Aeropuerto de La Carlota, es otro ejemplo de cómo la noción del espacio público se ha constituido en una política y una meta nacional. Si a esto le agregamos la inauguración del "Café Venezuela" diagonal a la plaza Bolívar, atisbamos una gran transformación del espacio cerrado-como el del centro comercial-a un espacio libre, público y abierto. Estos nuevos espacios entusiasman, porque al haberlos recuperado es como si nos hubiésemos recuperado a nosotros mismos. Tener mas espacio es también tener más tiempo; con más espacio podemos transitar mejor, reunirnos más; en fin: hacer de la asociación en común un instrumento productivo y beneficioso para todos.

HAY UN TIEMPO DE HACERSE A PENSAR
Y UN TIEMPO DE ARDER Y DÍAS DE CAER
RENDIDOS BAJO EL TECHO
UN TIEMPO DE AMAR HASTA EL FONDO
Y DÍAS DE HERRUMBRE INMENSOS EN
NUESTRAS COSAS
HAY UN TIEMPO DE TENDER LA MANO Y
UN TIEMPO DE GOLPEAR Y UN RECUERDO
QUE NAUFRAGA EN NOSOTROS Y UN 
ROSTRO QUE ACASO HEMOS VISTO O NO.

Gustavo Pereira.

martes, 8 de marzo de 2016

EL GOBIERNO ACTUAL DE LOS ESTADOS UNIDOS ES LA AMENAZA DEL PLANETA?

Artículo original periodístico tomado de la página web de TELESUR NOTICIAS.

El jueves 3 de marzo, Barack Obama ratificó la vigencia de la declaración, firmada por primera vez en marzo de 2015, que en términos políticos implica un aval a las acciones de injerencia política sobre el país caribeño.

Originalmente, la medida había sido puesta en marcha el 9 de marzo de 2015, semanas después que Venezuela informara sobre el desbaratamiento de un plan golpista que incluía la participación de la embajada de EEUU, quien facilitó las visas migratorias en tiempo récord a los aviadores involucrados. Y semanas antes de la Cumbre de presidentes de las Américas en la ciudad de Panamá, en la que EEUU confiaba que lograría un aislamiento político.

Obama renueva amenaza contra VenezuelaEn general, una medida de este tipo es un antecedente directo al incremento de la intervención norteamericana en los países señalados como “amenazantes” a sus intereses geopolíticos.

La ofensiva sobre el país que posee las principales reservas petroleras del mundo es de larga data e incluye la participación en el golpe consumado y luego revertido en abril de 2002. Pero desde la desaparición física de Hugo Chávez, la tensión se ha incrementado, en la medida en que se han hecho cada vez más visibles -mediante correos y comunicaciones telefónicas- los crecientes vínculos entre funcionarios estadounidenses y los líderes de la ultraderecha venezolana, implicados en acciones tendientes a lograr el derrocamiento del gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

A pesar de la violencia desatada en las acciones de desestabilización, que llevaron a dirigentes como Leopoldo López y Antonio Ledezma a la cárcel y a otros como María Corina Machado a estar investigados, EEUU los considera “perseguidos políticos que luchan por la libertad”. Asimismo orienta una ofensiva de deslegitimación diplomática y mediática de Venezuela, en alianza con sectores conservadores del Estado español, dirigentes de derecha de América Latina y medios privados de comunicación de todos estos países.

Con el aval ideológico de esta campaña, que presenta al gobierno venezolano como un régimen autoritario y a sus opositores como los defensores de los derechos humanos, el presidente Obama se siente legitimado para señalar, en su carta a la Cámara de Representantes y al Senado de su país, que “es necesario continuar con la emergencia nacional declarada en la orden ejecutiva 13692 -de marzo de 2015- con respecto a la situación en Venezuela”.

La emergencia nacional de EEUU se basa, según el texto de Obama, en “la erosión de garantías de derechos humanos por parte del gobierno de Venezuela, la persecución de oponentes políticos, la reducción de libertades de prensa, el uso de la violencia y la violación de derechos humanos y abusos en respuesta a protestas antigubernamentales”, sin precisar a qué situaciones se refiere.

Respuesta bolivariana, respaldo de ALBA-TCP

Ante la prórroga de la orden ejecutiva, la Cancillería venezolana respondió con un duro comunicado en el que señala que “el unilateralismo y la extraterritorialidad practicados permanentemente en el mundo por el Gobierno estadounidense se considera una violación flagrante a los principios y propósitos de Carta de Naciones Unidas, así como al estado de Derecho Internacional, vulnerando los principios de no injerencia en asuntos internos y de igualdad soberana entre los Estados”.

Además, condena que “siendo Estados Unidos uno de los países donde la violación a los derechos humanos es una política de Estado y el belicismo es practicado en regiones enteras del mundo negando de esta forma el acceso masivo de los pueblos a los derechos humanos, pretenda dar lecciones a otros países para justificar su intervencionismo”. Por estas razones, la canciller Delcy Rodríguez anunció que por orden del presidente Maduro revisarán integralmente las relaciones con EEUU.

El sábado 5 de marzo, en Caracas, la posición bolivariana fue respaldada por los presidentes de Bolivia, Evo Morales y de Nicaragua, Daniel Ortega; y por el vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, presentes en el encuentro internacional “Chávez, líder del siglo XXI: unidad latinoamericana y caribeña”.

Allí, Ortega consideró la orden ejecutiva “un acto de guerra, que intenta alimentar la conspiración”. Díaz-Canel exigió la derogación de la orden ejecutiva. “Una vez más el imperio demuestra que no ha cambiado su esencia agresiva y su desprecio hacia nuestros pueblos”, señaló el vicepresidente cubano. Evo se sumó a la condena expresando: “Vamos a derrotar estas formas de dominación. Chávez nos enseñó a no tenerle miedo al imperio y nuestro homenaje será que sigan con vida sus enseñanzas”.

viernes, 4 de marzo de 2016

“Si viene de una planta, cómelo; si fue hecho en una planta, evítalo”.


http://laiguana.tv/articulos/22950-sistema-cooperar-benjaminMarx dijo que las revoluciones son la locomotora de la historia mundial. Pero tal vez las cosas se presentan de muy distinta manera. Puede ser que las revoluciones sean el acto por el cual la humanidad que viaja en tren aplica los frenos de emergencia.

 Walter Benjamin, Tesis sobre la historia (apuntes, notas y variantes)

Es posible que en ninguna otra época de la humanidad más que en esta en que ahora vivimos la sensación de crisis haya estado tan presente y haya sido, paradójicamente, tan constante. Esta última característica es contradictoria porque, en una acepción elemental, las crisis serían los puntos de quiebre de un proceso, momentos de inflexión en un desarrollo dado que, justamente por eso, tienen el carácter de extraordinario, fuera de lo normal o lo habitual, súbito incluso. Vivir en una crisis sostenida parece, entonces, un contrasentido, acaso incluso un absurdo, sin embargo…
¿Es posible vivir de otra manera? La respuesta a esta pregunta es sencilla, pues de algún modo es binaria: Sí o No. Como en el famoso topoema de Octavio Paz, estas dos palabras, que son posibilidades, se nos presentan como los escenarios potenciales de múltiples formas de vida que aun en esa diversidad innegable, pueden tener un denominador común: la cooperación o la resistencia. ¿Con qué? En pocas palabras, con el sistema que nos mantiene en crisis perpetua, con este horizonte de posibilidades esencialmente económicas que funciona sobre la base de la acumulación de la riqueza, la explotación del trabajo y la consecuente desigualdad económica. Cooperación o resistencia.
A continuación compartimos 9 puntos orientados a dejar de cooperar en esa forma de vida y, a cambio, resistir, no vana, adolescentemente, sino como el primer paso que conduzca a la construcción de otro modo de ser y estar en el mundo.

1. Cuestiona

En la filosofía occidental, uno de los principios vivificantes fundamentales ha sido la duda, esa operación de la inteligencia por medio de la cual nos preguntamos si eso que vemos, escuchamos o creemos entender es cierto, verdadero, real, si acaso no se trata de un mensaje que podríamos tomar en otro sentido. El cuestionamiento es notablemente útil cuando lo aplicamos a aquello que parece más evidente, más normal. La duda, por otro lado, no es meramente teórica, también puede dar paso a su correlato práctico, de acción política. Descartes puede ser uno de los mejores ejemplos a este respecto: comenzó dudando, pero de ahí pasó a estructurar todo un sistema de pensamiento que, a la postre, dio pie a buena parte de la manera en que ahora aprehendemos la realidad (esa fue su acción política, en el sentido amplio de este término). La sociedad funciona en buena medida sobre narrativas que otros construyen y que otros más sólo llegan a habitar.
¿Cuál es la tuya? ¿Es netamente tuya o de qué fragmentos está hecha?

2. Desconéctate

Actualmente, el binomio conectar/desconectar es uno de los más presentes en nuestro actuar cotidiano, aunque quizá no con tanto dinamismo como tal vez suponemos. Es posible, en efecto, que muchos de nosotros más bien estemos de continuo conectados y sólo muy de vez en cuando, acaso nunca, nos desconectemos realmente. Tu teléfono móvil, tu trabajo, relaciones personales y sociales que te mantienen en el statu quo, etc. Romper con eso es, en cierta forma, romper también con el miedo, atravesar una membrana, quizá incluso dar un salto en el vacío, ¿pero no sería esto deseable al saber que del otro lado nos espera la construcción gradual de nuestra propia libertad?

3. Evita la distracción

Desde que el poder comenzó a conformarse como tal –es decir, como un elemento que posibilita la sujeción de la mayoría en manos de una minoría, sus detentores encontraron en el entretenimiento un medio efectivo para evitar que la muchedumbre cuestionara la legitimidad de su autoridad. La famosa locución latina panem et circenses (original del poeta romano Juvenal) condensó para la historia este método de control sobre las masas y los individuos. En nuestra época ese circo es permanente, lo tenemos literalmente al alcance de la mano y siempre ante nuestros ojos, en la multitud de pantallas que se iteran infinitamente adondequiera que miremos. La “sociedad del espectáculo” que conceptualizó el situacionista francés Guy Debord es hoy más vigente que nunca: por todos lados se nos ofrece un “espectáculo” que consumir, el cual, además, se presenta bajo el aura de lo urgente, lo necesario, lo imperdible. Todo, además, es susceptible de recibir dicho tratamiento espectacular: desde miles o millones de videos de YouTube con personas semidesnudas echándose un balde lleno de hielos hasta la manera en que el presidente de un país usa unos calcetines. Pero si a esto que es banal se da el trato de importante, ¿de qué nos están distrayendo? ¿Qué es lo que realmente está pasando?

4. No votes por ningún partido político

A pesar de sus lineamientos y sus programas, sus discursos, sus promesas y sus supuestas ideologías, los partidos políticos no son otra cosa que engranajes del mismo sistema. Es cierto: el acercamiento a la realidad de un partido de derecha y de otro de izquierda puede ser diferente, pero al final, en un sentido estructural, ninguno buscará cambiar realmente el estado de las cosas. ¿Por qué? Simple: porque hacerlo significaría su propia desaparición. Los partidos políticos son parte de esa minoría que no hace otra cosa más que repartirse el poder, participar en ese juego de suma cero en que ganar algo significa quitarle a otro la posibilidad de tenerlo. La alternativa, en este sentido, es la autoorganización, la convivencia política cotidiana entre pares, no bajo la sumisión de un politburó.

5. Aprende a discernir

“Ningún hombre es una isla”, escribió atinadamente John Donne. Nadie puede vivir aislado y, en efecto, la comunicación es un impulso natural del ser humano, gregario por esencia. Esto, sin embargo, no significa que no podamos elegir con quién juntarnos, por decirlo de alguna manera. Todos los medios masivos de comunicación tienen su propia agenda, sus intereses corporativos y de grupo. Infórmate sobre éstos. Consulta una noticia importante en distintas fuentes y date cuenta de las diferencias con las que se presenta la información. La palabra “manifestantes” no tiene las mismas implicaciones que “inconformes” o “vándalos”, con todo, distintos medios pueden usarlas para contar el mismo hecho. En casi todos los casos, los grandes consorcios de medios apuestan por la conservación del statu quo, lo cual implica que sean aliados de las clases dominantes, que perpetúen el discurso hegemónico, que releguen a las minorías, etc. Leer no es únicamente repasar palabras o imágenes para aprehender uno de sus significados, sino distinguir también eso que se encuentra entre líneas.

6. No formes parte de ningún ejército

En pleno siglo XXI, más de 500 años después de las utopías optimistas del Renacimiento, el ser humano continúa viviendo en guerra. La industria de las armas es una de las más rentables de nuestro tiempo y todos los días ocurre en el mundo un acto violento relacionado con su mercancía de muerte. Millones de personas enlistadas, muriendo y matándose con el único propósito último que ni siquiera le concierne a ellas, sino a las personas en el poder: preservar el statu quo. Este punto, sin embargo, también tiene un sentido metafórico. ¿No somos también un ejército de consumidores que se encaminan voluntariamente a la compra desenfrenada de cuanto artilugio se encuentra en el mercado? ¿No hay otro tipo de ejércitos no necesariamente provistos de armas de fuego que también guerrean por el sistema y defienden sus causas?

7. Es tu salud, cuídala tú (no la industria farmacéutica)

Estamos vivos: enfermarnos es inevitable. Con todo, ello no implica que abdiquemos de la responsabilidad de nuestra propia salud para cedérsela a la poderosa industria de los fármacos, que ha convertido el decaimiento natural de nuestro cuerpo en su propio negocio. Cuida tu alimentación, realiza cotidianamente alguna actividad física, cultiva tus relaciones personales, cuando sea posible opta por alternativas tradicionales y naturales de sanación (que, por otro lado, en muchos casos son antiquísimas: el ser humano no siempre se “curó” con medicinas), no creas todo lo que te dice la industria farmacéutica. En una palabra: hazte cargo de tu cuerpo (y tu espíritu).

8. Evita los alimentos industrializados

La guía más sencilla a este respecto la dio recientemente el nutriólogo Michael Pollan en una sola línea: “Si viene de una planta, cómelo; si fue hecho en una planta, evítalo”. La industrialización de los alimentos conlleva el añadido de peligrosos componentes que les permiten durar más (conservadores), tener un aspecto más atractivo (colorantes artificiales) o un gusto distintivo (saborizantes) e incluso resultar de una producción más rentable (organismos genéticamente modificados). Sin embargo, la consecuencia no dicha de este proceder es que esos aditivos empleados pueden resultar tóxicos en el largo plazo para el ser humano, provocar enfermedades terribles como el cáncer, volvernos adictos a una sustancia (el azúcar o el glutamato monosódico, por ejemplo), etc. En suma, trastornar nuestro cuerpo. Antes recomendamos cuidar tu alimentación, pero quizá sería mejor precisar eso en “atiende tu alimentación”: pon atención en qué estás llevando al interior de tu cuerpo, con qué lo estás haciendo vivir. ¿Regarías una planta diaria y exclusivamente con una bebida gaseosa altamente azucarada? ¿Se la darías de beber a tu perro? ¿Por qué lo haces contigo?

9. Deja de consumir

Este es quizá el punto menos sencillo de todos. Estamos inmersos en un sistema que en 1 siglo ha convertido el consumo en una de las etapas fundamentales de su dinámica de funcionamiento. El consumo ha adquirido tal importancia que prácticamente se encuentra en todas las acciones posibles de nuestro actuar: consumimos información, alimentos, mercancías, estímulos e incluso las relaciones personales, las emociones y los sentimientos son susceptibles de convertirse en objetos de consumo. Como los estoicos, podríamos probar a vivir con lo menos posible (materialmente hablando), sin embargo, esto no es suficiente. El consumo es también una suerte de mindset, un fragmento del aparato ideológico con el cual aprehendemos, habitamos y experimentamos el mundo. Una forma de ser y estar. La alternativa quizá sea entender eso de otro modo. Darnos cuenta, por ejemplo, de que no todo lo que se rompe tiene forzosamente que desecharse y reemplazarse de inmediato. Que no porque algo se produzca tiene necesariamenteque consumirse. Que el bienestar auténtico descansa en un puñado de bienes (algunos materiales, inevitablemente, otros muchos no).


Artículo tomado de: La Iguana T.V.